Una estantería,

muchísimas posibilidades

En un espacio pequeño debemos pensar en la practicidad y la polivalencia a la hora de escoger una estantería. Con mucho ritmo gracias a sus estantes de tamaños diferentes, la estantería Cleo puede colocarse tanto vertical como horizontal.

Aquí, esta estantería hace de división natural entre el espacio para dormir y el resto de la estancia. Para un mayor efecto puede decorarse con trozos de papel de regalo gráficos y modernos o con trozos de papel pintado según los gustos de cada uno.

Cuando por fin colocamos un sofá cama, un despacho o una mesa de comedor, muchas veces no queda más espacio para almacenaje...

 

¡Pero con un poco de imaginación podemos encontrar soluciones!

 

Apiladas en forma de tetris, las cajas de almacenaje lacadas son el sitio ideal para guardar libros y pequeños objetos personales. En estas cajas de almacenaje tus objetos quedarán visibles para que puedas encontrarlos fácilmente.

 

Para construir una estantería puedes optar por cajas de un mismo color pero de diferentes tamaños de acuerdo con tus gustos y necesidades para poder colocar objetos grandes y pequeños.

Para personalizarla aún más puedes colocar una o más cajas de colores diferentes, pero siempre teniendo en cuenta la gama de colores para conseguir estabilidad y armonía en el conjunto. Colocada en el suelo, tu estantería improvisada puede utilizarse también como mesita de noche o una mesa de centro. Apilada y más alta, se convertirá en una verdadera biblioteca bonita y original donde guardar de forma única nuestros libros, fotos, recuerdos... En ese caso es mejor fijar las cajas a la pared o entre ellas. 

 

¡Ha llegado la hora de crear un almacenaje de diseño muy personal que dará mucho carácter a tu pequeño hogar!

¿Un truco?

Cajas Mond