El sofá es el lugar donde nos relajamos, comemos, bebemos, charlamos con amigos, leemos, dormimos, jugamos, trabajamos, leemos las noticias... ¡Es el lugar donde vivimos! Los salones son más que nunca "un espacio de vida" y el sofá es la pieza central que está presente en todas las actividades cotidianas que realizamos en nuestra vida diaria.

 

Tu sofá es parte de tu estilo de vida: define la habitación o incluso el apartamento (especialmente si es un estudio) y estructura el espacio. Esto hace que sea aún más importante elegir uno que aúne esta idea: estética y funcionalidad.

¡Por fin voy a cambiar de sofá!

 

Encuentra tu  sofá perfecto.

¿Tela o piel?

 

A la hora de decidir entre tela o piel debemos tener en cuenta la cuestión del precio. Es mejor tener un sofá de tela de buena calidad que sea duradero y fácil de mantener que uno de piel muy barata que se convierta rápidamente en una decepción. Sin embargo, con su innegable encanto retro y una incomparable sensualidad, la piel de calidad brinda un toque de lujo al salón que hará que no te puedas resistir a ella.

 

La piel

 

Con su innegable encanto retro y su sensualidad incomparable, la piel de alta calidad ofrece un toque de lujo a tu salón.

Para una mayor resistencia, opta por la piel de vaqueta o de búfalo; para una mayor delicadeza, opta por la piel de becerro. En cualquier caso, no dudes en verificar el origen de la misma e infórmate sobre su tratamiento, y por supuesto, no dudes en probar por ti mismo la flexibilidad y la comodidad de un sofá de piel. La piel es un material orgánico que requiere un mantenimiento específico, pero con un poco de dedicación será un compañero a largo plazo.

 

La piel es un material orgánico que requiere un mantenimiento específico, pero con un poco de dedicación será un compañero a largo plazo.

 

¡3 reglas de oro para un sofá de piel de larga duración!

Regla n°1

Ten cuidado de no instalar el sofá a menos de 30cm de un radiador y evita exponerlo a la luz directa del sol (esto también se aplica a todos los materiales sujetos a decoloración). Piensa por un momento en reorganizar tu salón.

 

Regla n°2

Quítale el polvo regularmente y limpia las manchas lo más rápido posible con la ayuda de un trapo húmedo.

 

Regla n°3

¡Presta atención a los colmillos y las garras! La piel es un material muy delicado para todo el mundo (incluidos nuestros amigos de cuatro patas) que se marca muy fácilmente, sobre todo si es suave y fina.

Puedes llevar a cabo el mantenimiento de tu sofá de piel con productos específicos, que lo harán más bello y más resistente con el paso de los años.

 

La tela

 

Mientras que el cuidado de la piel es laborioso, el de la tela es mucho más sencillo. Si tienes hijos pequeños o si tienes la costumbre de cenar en el sofá, recomendamos que te decantes por un sofá de tela desenfundable que pueda ser lavado por un profesional.

 

Si, en cambio, vuestra prioridad es el diseño y la estética, podéis optar por un modelo más complejo, como por ejemplo un sofá con respaldo acolchado, que será normalmente de revestimiento fijo. Y, por supuesto, podrás escoger entre una variedad más grande de telas. ¿Terciopelo para un espíritu boudoir? ¿Fieltro de lana, cálido y de diseño? ¿Tela trenzada, simple y moderna? Algunos sofás son más delicados que otros, tienen un mantenimiento más o menos exigente, son más suaves al tacto o simplemente se adaptan más a tus gustos y necesidades...

 

 

 

 

Cómo organizar el espacio
 

Además de ser un lugar donde acomodarse en una habitación, un sofá estructura el espacio. Nada está escrito, así que antes de tomar la decisión de dónde colocar nuestro sofá nos ponemos en la piel de un diseñador de interiores y reflexionamos sobre el lugar donde colocar esta pieza central, que regirá la distribución del salón (sin olvidar la regla n°1: evitar el sol directo).

 

¿Tu salón tiene varias zonas diferenciadas? ¿Quieres crear espacios definidos en tu estudio? Un sofá puede hacer función de división física y simbólica, siempre dejando pasar la luz: efecto loft garantizado. Antes de tomar la decisión de colocar el sofá en el centro de la habitación presta atención y obsérvalo desde todos los ángulos, incluido el respaldo. Y además, toma bien las medidas: para una buena distribución y dejar respirar el espacio se aconseja dejar un pasaje de al menos 90cm de ancho.

 

En el salón puedes añadir un segundo sofá de un color o estilo diferente (vintage + moderno) para conseguir un mayor dinamismo o bajo forma de composición para un espacio más armonioso y optimizado.

 

 

Opta por un sofá rinconero

 

 Un sofá rinconero abarca múltiples posibilidades:

 

La composición « hogar »

Dos sofás diferentes colocados en ángulo y en el centro, por ejemplo, una pequeña mesa de centro donde colorar una lámpara o un ramo de flores. Esta composición aporta un toque muy personal, un poco bohemio, a tu salón y permite resaltar un sofá vintage.

 

El sofá con chaiselongue

Esta es la versión más simple y más pequeña (a pesar de que también está disponible en tamaño grande) del sofá rinconero ya compuesto, en el que tan solo hay que elegir el lugar de la esquina: izquierda o derecha. Sencillo, es ideal para los salones medianos. También podemos encontrar versiones en sofá cama.

 

El sofá modular

El must absoluto, espacioso y más bien reservado para espacios grandes a los que se adapta fácilmente. Un ángulo, dos, con o sin reposabrazos: todo es posible. En distintas dimensiones para tantos invitados como desees: una vez más, todo es cuestión de utilidad y espacio.

¿Sofá cama? ¿Cuál elegir?

 

 

¿Buscas una cama extra para usar de forma ocasional cuando tengas invitados? ¿Tienes invitados en casa regularmente? ¿Se trata de tu sofá principal? ¿Dónde lo quieres colcar: en el salón o en la habitación de invitados?

 

Además del diseño, a la hora de escoger un sofá cama hay que tener en cuenta tres criterios en función del uso que se le va a dar:

 

  • Confort en el asiento

  • Comodidad al dormir

  • Fácil de abrir y cerrar

 

Los sofás cama han progresado considerablemente, por lo que hoy en día es posible encontrar modelos confortables en versión sofá cama que no requieren ser ingeniero para poder abrirlos y cerrarlos.

 

 

Es posible encontrar modelos confortables en versión sofá cama que no requieren ser ingeniero para abrirlos y cerrarlos.

 

 

Si lo que buscas es una cama auxiliar para el salón, la elección es fácil: da preferencia a la estética y la comodidad de los asientos del sofá y opta por un colchón adecuado para uso ocasional de mínimo 6cm de grosor. Sin embargo, para una cama de uso regular, asegúrate de que el grosor del colchón es de al menos 10cm, y para un uso cotidiano, no menos de 14cm.  Pronto te darás cuenta de que esto no es negociable. Y tampoco lo es la simplicidad del mecanismo utilizado para abrir y cerrar el sofá, especialmente en un estudio o sala de estar. 

 

Afortunadamente existen modelos que se abren y se cierran en un abrir y cerrar de ojos, como es el caso del mecanismo de “fácil apertura”, el cual te permitirá desplegar la cama sin retirar los cojines del asiento. Sin duda, la mejor forma de decidirte por el más adecuado para ti es comprobarlo por ti mismo. Algunos sofás cama contienen también espacios de almacenaje para el edredón y las almohadas.

 

 

 

 

 

De piel o de tela, modular o no, fijo o sofá cama: para tomar la decisión, lo más importante es definir previamente tus prioridades en función de tu estilo de vida y del uso que le darás a la pieza maestra de tu salón. Y si dudas, nada mejor que acercarse a alguna de nuestras tiendas Habitat para resolver las dudas, recibir consejos de nuestros vendedores y probar su comodidad.

Canapé-lit Carl en tissu
Canapé-lit Carl en tissu